Volver

11 agosto 15 - Islas Lofoten

 

Abandonamos las Islas Lofoten

 

Vistas desde la carretera
Playa de camino

Llego el día de abandonar las islas. Nos espera un largo camino hasta llegar a Tromso, donde cogeremos el avión de vuelta a Oslo. Pero el coche no lo entregamos hasta por la noche, así que tenemos tiempo para hacer paradas y visitar alguna ciudad.

 Puerto Henningsvaer
Calles de Henningsvaer

Hoy ha salido un día soleado. Una pena que el tiempo haya mejorado el último día. Así que durante el viaje nos encontramos con paisajes espectaculares, realizamos alguna parada en alguna playa que nos vamos encontrando por el camino.

Nos desviamos un poco de nuestra ruta por la carretera turística E10, para llegar hasta Henningsvaer. Es un pueblo encantador, merece la pena realizar una parada aquí. Es considerada la Venecia del norte, uno de los puertos más importantes y hermosos de la región. Damos un paseo un buen paseo por su calles, llenas de casitas de pescadores típicas y empredemos otra vez la marcha.

Svolvaer y al fondo el pico Svolvaergeita

Continuamos hacia Svolvaer. En Svolvaer paramos para comer algo. Es el núcleo urbano más importante de las islas y la zona del puerto tiene encanto. Desde aquí salen numerosos ferrys que realizan excursiones a distintos fiordos de las islas . Desde el puerto se ve el pico Svolvaergeita o "Cabra de Svolvaer", famoso entre los aficionados a la escalada.

Camino a Tromso
Camino a Tromso
Camino a Tromso
Vistas de la claridad desde el aeropuerto
Recorrido Leknes - Tromso

Camino a Tromso

 

Continuamos dirección a Tromso. Ya no pararemos hasta llegar allí.

Abandonamos las Lofoten y el paisaje sigue siendo maravilloso. No paramos de hacer fotos durante todo el viaje.

Vistas Tromso
Vistas Tromso
Catedral del ártico
Claridad a esa hora de la noche

Llegamos a Tromso, y todavía tenemos algo de tiempo antes de ir hasta el aeropuerto. Tromso es una ciudad grande. Lo que hacemos es pararnos a la entrada de la ciudad, antes de cruzar el puente para visitar 'La catedral ártica'. Desde allí existen unas maravillosas vistas de la ciudad. No tenemos tiempo para más, pero Tromso es una ciudad con más oferta de ocio que muchas otras de Noruega.

Llegamos al aeropuerto, antes de la hora fijada para devolver el coche. El stand de Sixt cierra a las 12 de la noche pero, aunque llegamos antes, nos lo encontramos cerrado. Dejamos las llaves en un buzón y listo.

Tromso es el punto más al Norte de Noruega donde hemos estado. Y eso se nota. Desde el aeropuerto tenemos unas vistas donde nos damos cuenta de la claridad de la noche.

Esta noche la pasamos en el aeropuerto. El avión sale a las 6 y 35 de la mañana, por lo que decidimos ahorrarnos esa noche, ya que más de una hora antes tendremos que facturar. Nos acomodamos como podemos en unos asientos de la terminal e intentamos dormir un poco.

Anterior
Siguiente