Volver

6 agosto 15 - Nigardsbreen

 

Skjolden - Nigard

Treking por el glaciar de Nigardsbreen

Hoy tendremos un día duro. Amanecemos temprano ya que a las 9:45 tenemos que estar en el centro de interpretación de Breheimsenteret, donde hemos quedado con el guía para realizar un treking por el glaciar de Nigardsbreen. El treking lo reservamos con antelación desde España (www.bfl.no/en/nigardsbreen-en/blue-ice-hike).

Nigardsbreen es un brazo del glaciar más grande llamado Jostedalsbreen. Es uno de los glaciares más accesibles del mundo.

Nigardsbrevatnet

Puntualmente llega nuestro guía y nos reparte el material (camprones, guantes, ...). Las medidas de seguridad son muy importantes. Existen excursiones por el glaciar de todo tipo de dificultad, ya que incluso niños de 12 años pueden realizarlo. Nosotros estaremos aproximadamente 3 horas en el glaciar.

Acercándonos al Nigard

Antes de llegar a la base del glaciar, tenemos que coger una pequeña barquita, para cruzar el lago Nigardsbrevatnet.

Bajamos del bote y antes de empezar a caminar por el hielo, tenemos una pequeña caminata hasta la base del glaciar. Es curioso como las dimensiones reales del glaciar no se perciben desde lejos y no es hasta que se llega a su base cuando nos percatamos de la magnitud de su tamaño. Lo mismo que ocurre con los fiordos.

Ascensión

Comenzamos la subida, donde todo el grupo va atado al compañero de alante y de atrás. Según avanzamos el paisaje es cada vez más espectacular. Estos lugares siempre son algo inhóspitos, y tener la posibilidad de conocer un glaciar es una oportunidad que no hay que dejar pasar.

Vistas en la subida

El camino se hace un poco duro y está lleno de grietas, algunas muy profundas, pero no corremos peligro en ningún momento.

Cuando llegamos al punto más alto realizamos un pequeño descanso y comemos algo para coger fuerzas para la bajada.

Cima

La bajada, aunque parece más fácil, también tiene su dificultad. Bajando nos encontramos con numerosos grupos, así que os recomendamos que si hacéis algo parecido lo hagáis por la mañana temprano. Así no os juntaréis con tanta gente, ya que pierde parte de su encanto.

Al acabar aprovechamos para comer unos bocatas antes de volver a nuestra cabaña. Allí pasaremos la tarde descansando para el día siguiente.

 

 

 

 

Anterior
Siguiente