Volver

BUCAREST

 

 

Bucarest - "Pequeña París"

 

Bucarest es la capital y ciudad más poblada de Rumania, así como su principal centro industrial, comercial y cultural. Su ecléctica arquitectura mezcla estilos neoclásico, de entreguerras, comunista y moderno. En el periodo de entreguerras, la arquitectura de la ciudad y la sofisticación de sus elites le valieron a Bucarest el apodo de "Pequeña París". Pese a que muchos edificios y distritos del centro fueron dañados o destruidos por la guerra, terremotos y el programa de sistematización de Nicolae Ceaușescu, la mayoría permanecieron en pie.

 

Está situada en el sureste del país, a orillas del río Dâmbovița.

 

Bucarest tiene un clima húmedo continental. Debido a su situación en la llanura de Rumania, los inviernos en la ciudad suelen sufrir muchos vientos, pese a que éstos pueden ser mitigados por el efecto del urbanismo. Las temperaturas en invierno oscilan entre los 0 °C y los −20 °C. En verano las temperaturas suelen pasar los 35 °C, y a veces, durante olas de calor, pueden pasar los 40 °C.

 

La ciudad recibe alrededor de 2114 horas de luz solar al año, donde existe diferencia entre las horas de sol de invierno y verano.

 

En Rumanía es una hora más con respecto a España.

 

La moneda oficial de Rumanía es el leu (en plural, lei), que también se suele representar en bancos y oficinas de cambio con el código RON. Un leu se subdivide en 100 bani. Existen billetes de 1, 5, 10, 50, 100, 200 y 500 RON, mientras que las monedas son de 50 y 10 bani, estas últimas bastante innecesarias (conversor).

 

Existen dos aeropuertos en Bucarest, aunque el aeropuerto principal y probablemente al que viajéis es el aeropuerto Internacional Henri Coanda/Otopeni que se encuentra a 16 kilómetros al norte de la capital rumana. Para llegar hasta la ciudad no existen conexiones de tren, pero existe un autobús especial que sale del aeropuerto hacia el centro de Bucarest (frecuencia cada 15 minutos). Existe otro aeropuerto llamado Aeropuerto Internacional Aurel Vlaicu es más pequeño. Desde 2012 se ha dejado de utilizar por las líneas aéreas de pasajeros. Se encuentra ubicado dentro de la ciudad..

 

¿Qué visitar en Bucarest?

 

Visitas

1. Palacio del Parlamento: el Palacio del Pueblo, el segundo edificio administrativo más grande del mundo tras el Pentágono. Dentro podemos encontrar el museo de arte contemporáneo.

2. Casco Antiguo: callejear por toda esta zona, con una gran superficie peatonal, merece la pena. Está rodeada de muchos edificios históricos.

3. Iglesia Stavropoleos: situada en la calle del mismo nombre, bien merece una visita la iglesia Stavropoleos, una joyita recoleta de estilo bizantino de primera mitad del siglo XVII.

4. Palacio de Cotroceni: es el Palacio del Presidente, pero además es uno de los más impresionantes de la ciudad.

5. Plaza Unirii: una de las plazas más céntricas, animadas y grandes de Bucarest es la Plaza Unirii, que además de ser uno de los principales nudos de transporte de la ciudad, es zona de ocio, centros comerciales y cuenta con un gran parque.

6. Plaza de la Revolución: así se llamó a la plaza que hay delante del Palacio Presidencial, de la revolución, donde el dictador Ceaușescu daba sus discursos ante el pueblo sometido.

7. Arco del triunfo: situado al norte de la ciudad, tiene 27 metros de altura.

8. Calle Victoria: una de las avenidas más estilosas, largas y animadas, por donde pasan al día miles de coches y transeuntes. En ella hay gran cantidad de palacios, monumentos, museos y comercios.

9. Parque Cismigiu: siempre animado e ideal para pasear y recargar pilas rodeados de naturaleza y de su lago central.

10. Ateneo: es otro de los monumentos más importantes de la ciudad y una maravillosa sala de conciertos situado muy cerca de la Plaza de la Revolución

 

Museos:

 

1. Museo Nacional de Historia Grigore Antipa: más de 60 salas de exposición en un paseo por la historia de nuestro planeta y por las especies que lo habitaban y lo habitan.

Museos

2. Museo del Campesino (Muzeul Taranului Roman): homenajea la vida y figura del campesino rumano.

3. Museo Satului: también conocido como Museo de la villa, el Satului es un museo etnográfico al aire libre.

 

 

 

Un poco de historia

 

Mencionado por primera vez como la "Ciudadela de Bucarest", en 1459, se convirtió en residencia del príncipe de Valaquia Vlad Tepes. Los otomanos nombraron administradores de la ciudad a los griegos al comienzo del siglo XVIII. Una revuelta liderada por Tudor Vladimirescu en 1821 puso fin a la dominación de los griegos de Constantinopla en la ciudad.

La antigua Corte del Príncipe (Curtea Veche) fue construida por Mircea Ciobanul, y bajo los gobernantes posteriores, Bucarest fue establecida como residencia de verano de la corte.

Parcialmente destruida por desastres naturales y reconstruida varias veces durante los siguientes 200 años, y golpeado por la plaga de Caragea, una peste bubónica, en 1813-1814, la ciudad fue arrebatada del control otomano y ocupado en varios intervalos por parte de la monarquía de los Habsburgo (1716, 1737, 1789) y el Imperio Ruso (tres veces entre 1768 y 1806).

En 1862, después de que Valaquia y Moldavia se uniesen para formar el Principado de Rumania, Bucarest se convirtió en capital de la nueva nación, en 1881, y centro político del reino recién proclamado de Rumania bajo Carol I. Durante la segunda mitad del siglo XIX la población de la ciudad aumentó de manera espectacular, y comenzó un nuevo periodo de desarrollo urbano. La arquitectura extravagante y la alta cultura cosmopolita de este período ganó para Bucarest el apodo de "Pequeña París".

Entre el 6 de diciembre de 1916 y noviembre de 1918, la ciudad fue ocupada por las fuerzas alemanas a raíz de la batalla de Bucarest. Después de la Primera Guerra Mundial, Bucarest se convirtió en la capital de la Gran Rumania.

En enero de 1941, la ciudad fue el escenario de la rebelión de los legionarios y el pogromo de Bucarest. Como capital de un país del Eje y un importante punto de tránsito para las tropas del Eje en el camino hacia el frente del este, Bucarest sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial debido a los bombardeos aliados.

Después del establecimiento del comunismo en Rumania, la ciudad siguió creciendo. Las autoridades construyeron nuevos distritos, la mayoría de ellos dominados por grandes bloques de viviendas. Durante el liderazgo de Nicolae Ceauşescu (1965-1989), gran parte del casco histórico de la ciudad fue demolido y reemplazado por el desarrollo socialista realista incluyendo el Palacio del Parlamento; un barrio histórico completo fue arrasado para dar paso a las construcciones megalómanas de Ceauşescu.

La revolución rumana de 1989 se inició con masivas protestas anti-Ceauşescu en Timişoara en diciembre de 1989 y continuó en Bucarest, llevando a la caída del régimen comunista.